España supera los 1.000 muertos sin vislumbrar aún el pico de la epidemia del coronavirus

Superado ya el millar de muertos y con claros signos de fatiga en varios puntos de la red sanitaria, España ha empezado a transitar por la zona más oscura de la crisis del coronavirus. Que no se sepa cuánto tiempo va a durar esta etapa quizá sea el más duro, pero es solo uno más de los muchos interrogantes que quedan por resolver. Ni siquiera el Ministerio de Sanidad logra aclarar si los tests rápidos para diagnosticar la enfermedad, anunciados para finales de esta semana, están ya operativos y en qué cantidades. “En los próximos días”, ha repetido el ministro Salvador Illa al ser preguntado sobre ellos.

IN ENGLISH

“Vienen los días peores”, había avisado esta mañana Illa, quien no ha ocultado que el aumento de casos sigue implacable sin que se sepa si las duras medidas adoptadas por el Gobierno están siendo efectivas. “Hay que mantener la tensión. Tenemos que conseguirlo y tenemos que conseguirlo lo antes posible”, ha proclamado por su parte el coordinador de emergencias, Fernando Simón.
España ha registrado hasta el momento 1.002 fallecidos, un 30% más que el dato ofrecido por Sanidad 24 horas antes. También han crecido el 21,5% el número de enfermos ingresados en la UCI, que ya ascienden a 1.141. Estos dos indicadores son clave para seguir la evolución de la epidemia ya que, como ha reconocido Simón, “es muy probable” que los datos infravaloren la realidad de contagios por la falta de pruebas a los casos sospechosos. [La cifra de muertos a las 22.00 era de 1.093 y la de contagiados de 21.509, tras cruzar los datos de Sanidad con los de las comunidades autónomas].
Pese a ello, España ya le disputa a Irán el tercer lugar en la lista con países que más infecciones ha diagnosticado en el mundo, con 19.988 y solo tras China e Italia. La única buena noticia es que también ha cogido impulso la cantidad de enfermos que van recibiendo el alta, que ya son 1.585.
Madrid sigue siendo el epicentro del coronavirus en España por la magnitud de sus cifras, aunque hay otras provincias como La Rioja y Álava con mayor incidencia de casos en relación a su población. El registro de fallecidos se ha incrementado en la Comunidad de Madrid en 130 personas en las últimas 24 horas. Son el 55% del total de España, un porcentaje a la baja en los últimos días por el aumento de muertes en otras comunidades.
Cataluña, con 3.270 casos y 85 fallecidos, y el País Vasco, con 1.465 y 71, respectivamente, siguen la estela de Madrid en datos absolutos, aunque en términos relativos son esta última comunidad, Castilla-La Mancha (42 muertos), Castilla y León (43), La Rioja (7) y Navarra (5) las más golpeadas en vidas humanas.
Las diferencias entre comunidades siguen siendo importantes, ha destacado Simón, que ha mostrado un mapa en las que el azul oscuro marca una mayor incidencia de la enfermedad y el azul claro (Andalucía, Murcia, Galicia...) una menor. “El objetivo es que las zonas claras lo sigan siendo”, ha añadido Simón.
Los expertos consultados destacan que otra gran incógnita aún por resolver es si las medidas de aislamiento llegaron a tiempo, lo que determinará si aquellas comunidades con menor incidencia lograrán transitar por la epidemia de una forma más leve o si la sufrirán de igual modo, solo que algo más tarde.
Simón admite que hay “algunas unidades asistenciales bajo un estrés cercano al límite” y que algunas UCI han tenido que hacer “aún más restrictivos” los habituales criterios para decidir el ingreso de pacientes por “la sobrecarga” de algunos servicios.
Sin saber si está cerca o lejos del pico de la epidemia o el impacto territorial que esta tendrá, Sanidad tampoco parece tener muy claro a qué modelos de gestión que han dado buenos resultados mirar. Un ejemplo sería Alemania, que con casi 14.000 casos diagnosticados, por ahora ha logrado mantener la mortalidad cercana al 0,2%, tasa que contrasta con el 5% español o el 8% italiano.

Alemania

“No lo puedo explicar”, se ha sincerado Simón al ser preguntado sobre Alemania. “Estamos haciendo un esfuerzo para entender lo que está ocurriendo" en el país. “Es una situación difícil de entender, no por nosotros, sino a nivel global”, ha insistido.
La cifra de positivos en Alemania se ha disparado en las últimas horas, informa Ana Carbajosa, con casi 3.000 nuevos diagnósticos. Aunque ni las autoridades alemanas han ofrecido hasta ahora una explicación de esta reducida mortalidad, varios expertos apuntan a la gran cantidad de test diagnósticos que se realizan, 160.000 a la semana, lo que ha permitido tener una idea algo más aproximada de la propagación del virus. Esto hace pensar, sin embargo, que Alemania se encuentra en una fase muy inicial de la epidemia.
La detección temprana ha permitido ofrecer atención médica inmediata a los afectados en un servicio de salud que por ahora ha digerido sin problemas estos casos, en su gran mayoría leves. Los expertos destacan en este sentido que la media de edad de los positivos es relativamente baja. Aún así, las autoridades insisten en que la situación es muy dinámica y que podría revertirse en cualquier momento.
Baviera ha sido este viernes el primer Estado federado que decretó el confinamiento de los ciudadanos en sus casas. El Gobierno decidirá el domingo con los Estados las medidas a adoptar en el resto del país.
Francia es otro país donde parece que la epidemia está cursando con mejor fortuna, al menos por ahora, aunque ya empieza a mostrar algunas señales de alerta, como el haber superado el jueves la barrera de más de 10.000 casos confirmados o los 108 fallecidos (hasta un total de 372) registrados ese mismo día, informa Sílvia Ayuso.
“Los casos se duplican cada cuatro días", alertó el director general de Sanidad, Jérôme Salomon. También el presidente, Emmanuel Macron, avisó este viernes de que el país está “solo al principio” de la crisis. Francia lleva en confinamiento nacional desde el martes, aunque las múltiples infracciones de las restricciones han llevado a las autoridades a reforzar los controles —Niza incluso ha puesto un toque de queda nocturno— y a amenazar con endurecer las restricciones.
Aunque se han desprogramado las operaciones no urgentes para liberar equipos médicos y personal sanitario, las autoridades han reconocido la escasez de mascarillas y temen una saturación de los hospitales, sobre todo en París y alrededores, cuando se produzca el pico de la crisis.

Related

INTERNACIONALES 4477012354871135550

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

Follow by Email

LAS MÁS LEÍDAS

item